Como no recordar su rico anecdotario, sus exotismos y toda su grandeza. Hoy, es su dia, entre panes, cúpulas, mitos e leyendas, hormigas, osos, cisnes, víboras e todos sus símbolos, envueltos  en ramillete con moño amarillo, el aroma de sus olivares siendo todo protegido por su Dios de la basura.

La posibilidad de una visita a Cadaqués y Figueras, privilegio de todo quien se interesa por el Surrealismo y no para de reconocer y admirar el talento  de ese niño caprichoso,  Dalí.


 


 

Compartilhe!
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn